Qué es el cáncer de piel y cómo prevenirlo

    Qué es el cáncer de piel y cómo prevenirlo

    Isabel González Pescador, dermatóloga del Hospital Viamed Montecanal nos habla sobre cómo cuidar nuestra piel y prevenir el cáncer de piel.

     

    El sol es una gran fuente de beneficios pero es importante conocer sus efectos perjudiciales como el cáncer de piel. La protección solar es el factor principal para su prevención. Es importante en toda la población, pero sobre todo en la infantil. El cáncer de piel es el tumor más frecuente del organismo. Existen diferentes tipos de cáncer de piel:

    • El carcinoma basocelular y el carcinoma epidermoide suman entre ambos la mayoría de los casos de cáncer de piel. El basocelular es el más frecuente de todos. Afectan a edades más avanzadas, su pronóstico es bueno y la mayor parte son curables cuando se tratan adecuadamente.

     

     

    • El melanoma es más infrecuente, suele afectar a gente más joven y tiene un peor pronóstico. El 90% de las muertes producidas por el cáncer de piel son debidas a este tipo de cáncer.

     

     

    Las mejores armas para luchar contra el cáncer cutáneo son: la prevención y la detección precoz.

     

    ¿A quién suele afectar con más frecuencia?

    El cáncer de piel, en general, es más frecuente en personas mayores pero puede afectar a cualquier edad. Es importante que las personas mayores de 50 años, sobre todo si tienen factores de riesgo (historia familiar de cáncer cutáneo, historia de una exposición solar intensa o crónica, piel muy clara, múltiples nevos, etc.), acudan al dermatólogo para una revisión de su piel.

    ¿Cómo se manifiesta?

    El cáncer de la piel se manifiesta de muchas formas, incluso para el mismo tipo de tumor. Puede presentarse como un pequeño bulto, tipo “grano”, que crece lentamente aunque a veces puede hacerlo rápidamente. También puede manifestarse como una pequeña herida que no cicatriza o incluso como una mancha rosada que se descama y que recuerda a un eczema. Cuando tiene pigmento (coloración marrón, negra o azulada), es más fácil de reconocer y en estos casos lo primero que hay que descartar es que se trate de un melanoma.

    Se insiste con frecuencia en los criterios ABCD para el diagnóstico precoz del tumor maligno que más nos interesa diagnosticar a tiempo, que es el melanoma:

    A: asimetría.

    B: bordes irregulares.

    C: coloración heterogénea.

    D: diámetro superior a 6 mm.

     

    El cáncer de piel puede no dar síntomas (sangrado, picor, dolor…) hasta fases muy avanzadas. El hecho de que una lesión no produzca molestias no indica que se trate de algo benigno. Ante una herida que no cicatriza correctamente o una lesión que crece progresivamente se debe consultar al dermatólogo.

     

    ¿Dónde se suele localizar?

    El melanoma aparece con más frecuencia en el tronco en los hombres (50%) y en las piernas en las mujeres (entre extremidades y tronco, 30%). El cáncer de piel puede dar la cara en diferentes localizaciones, mientras que el cáncer cutáneo no melanoma se desarrolla con más frecuencia en la zona de la cara y el cuero cabelludo (80%, sobre todo en hombres calvos). Pero también el cáncer de piel puede aparecer en zonas que no están expuestas al sol como detrás de los genitales o en las plantas de los pies.

    CONSEJOS PARA LUCHAR CONTRA EL CANCER DE PIEL:

    • Buscar siempre la sombra y evitar la exposición solar en verano en las horas centrales del día (12-16h)

     

    • Llevar ropa que nos cubra, usar sombreros de ala ancha y gafas de sol con cristales con filtros para la radiación UV.

     

    • No usar lámparas o cabinas de bronceado.

     

    • Evitar las quemaduras solares, sobre todo en la infancia, una adecuada protección solar en los primeros quince años reduce el cáncer de piel en un 70%. El bronceado no protege de las quemaduras solares.

     

    • Usar fotoprotector todos los días del año, incluso los nublados, de factor de protección superior a 30 con protección UVB y UVA. Aplicarlo media hora antes de la exposición y reponerlo cada 2 horas o más a menudo en situaciones de baño, sudoración.

     

    • No usar fotoprotectores en niños menores de 5 meses, protegerles con ropa, gorros, sombrillas…

     

    • Aunque se use fotoprotector de forma regular se puede sintetizar la cantidad suficiente de vitamina D. También podemos obtener vitamina D de los alimentos o con suplementos vitamínicos..

     

    • Explorarnos mensualmente toda la superficie del cuerpo, observando si hay nuevas lesiones o cambios en las que teníamos. Podemos ayudarnos con fotografías previas.

     

    • Acudir al dermatólogo si observamos los signos anteriormente citados.

     

     

    FOTOPROTECCIÓN:

    Existen dos tipos de bronceado: uno inmediato y otro retardado. El primero se inicia a los 30 minutos de la exposición, es debido a los rayos ultravioleta A (UVA) y se atenúa en pocas horas. El bronceado retardado se inicia a los 2-3 días, es debido a los rayos ultravioleta B (UVB) y es más duradero. Tipos de piel:

     

    – Fototipo I: Siempre se quema y nunca se pigmenta

    – Fototipo II: Siempre se quema y se pigmenta ligeramente

    – Fototipo III: Casi nunca se quema y se pigmenta de forma gradual

    – Fototipo IV: Nunca se quema y siempre se pigmenta

    – Fototipo V: Razas pigmentadas

    – Fototipo VI: Raza negra

    Dra. Isabel González Pescador Dermatóloga. Hospital Viamed Montecanal

     

    Dra. Isabel González Pescador

    Dermatóloga. Hospital Viamed Montecanal

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

     

    Quieres saber más, suscríbete a nuestro boletín